Hay pocas cosa más difíciles de vender que la baba de caracol, solo necesitas una buena historia.